Publicidad:
La Coctelera

lacazadoraderratas

10 Mayo 2009

Escolopendras

Así como los perros muerden, son desconfiados y a menudo vuelven con el rabo entre las piernas y una mirada conciliadora, las caracolas son caprichosas y celosas y las estrellas representan un peligro cierto, las escolopendras son un misterio.

Se sabe que buscan el abrigo de órganos encarnados y palpitantes, aman pues los corazones cálidos y generosos, cuando los encuentran anidan en ellos por tiempo indefinible, de hecho no se ha logrado ver a ninguna abandonar un buen corazón caliente. Las escolopendras son reconocibles por sus ojos achinados, oscuros y estirados hacia las sienes; son amablemente tramposas y manipuladoras, y si no encuentran el camino franco hacia la comodidad de un organismo, son capaces de alterar la realidad de un modo encantador y alarmante, provocando tal avalancha de emociones en el elegido para su capricho que no habrá escape posible.

Las escolopendras son neuróticas y seductoras, sinuosas de movimientos como las serpientes, pero mucho más sibilinas. Son, sin duda alguna, y cualquiera que las conozca confirmará que no exagero, unas vitriólicas. No se sabe aún por qué una escolopendra pone la proa en alguien determinado (no es sólo la temperatura de un cuerpo), se ignora qué mecanismos utilizan para abatirlo, nunca se ha podido sorprender a una en el instante de adueñarse de su preferido, ni se tiene idea de cómo logran entrar y enroscarse en el interior más cómodo. No se ha descubierto aún qué hacen ahí dentro ni cómo obligarlas a salir una vez han entrado.

A pesar de lo dicho, yo recomendaría que, llegado el caso, os entreguéis sin gran resistencia. Pensad que por lo que parece sólo gustan de los valientes y aceptadlo en silencio.

servido por lacazadoraderratas 8 comentarios compártelo

8 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Jo

Jo dijo

Con tal de que no causen destrozos en el interior de uno ni hagan daño al entrar, yo las acepto valientemente.

Jo

10 Mayo 2009 | 08:48 PM

lacazadoraderratas

lacazadoraderratas dijo

Bueno, algún destrozo sí causan, sobre todo si te abandonan.

10 Mayo 2009 | 08:58 PM

wilbpack

wilbpack dijo

Con tal de que se cumpla eso de que alteran la realidad "de un modo encantador", yo también las acepto valientemente.

11 Mayo 2009 | 12:16 PM

elhombresentimental

elhombresentimental dijo

Durante millones de años las escalopendras han perfeccionado sus mecanismos para adueñarse de sus preferidos, aunque sea una tarantula

http://www.escalofrio.com/n/Animales/Escolopendra_contra_Tarantul...

(Este video no tiene perdida. Da pavor)

El beso de la escalopendra, es el beso de la petite morte

http://fr.wikipedia.org/wiki/Fichier:Odalisque.jpg

11 Mayo 2009 | 08:49 PM

lacazadoraderratas

lacazadoraderratas dijo

¿Sí? ¿Un orgasmo?

¿Tenéis vosotros alguna?

Yo tuve una vez, pero hace ya mucho tiempo de eso.

Wilby, qué agosarat. Claro que siendo trino...

11 Mayo 2009 | 08:53 PM

elhombresentimental

elhombresentimental dijo

El último orgamo. vid video

11 Mayo 2009 | 08:55 PM

lacazadoraderratas

lacazadoraderratas dijo

Sentimental, tú conoces una.

Sí, por ahí van los tiros, la odalisca.

11 Mayo 2009 | 08:59 PM

elhombresentimental

elhombresentimental dijo

En estos tiempos tan tibios quedan ya pocas odaliscas y escalopendras, cuando encuentras Una debes dejar que te muerda hasta el final.

11 Mayo 2009 | 09:01 PM

Escribe tu comentario


Sobre mí

YA NO ME VOLVERÉ. classificados Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Contador gratis

Enlaces

Buscar

suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

¿Qué es esto?

Crea tu blog gratis en La Coctelera